jueves, 14 de abril de 2011

UNA NIÑA SUPERDOTADA SORPRENDE DESCUBRIENDO UNA SUPERNOVA

La pequeña Kathryn Gray, de 10 años, junto

al telescopio de su padre


La supernova descubierta por la niña

(Foto: David Lane/Abby Ridge Observatory)




La explosión de una supernova recreada

artísticamente




Lleva la Astronomía en la sangre. Detrás de ese rostro angelical se esconde una mente privilegiada. Y es que la pequeña Kathryn Aurora Gray ha sorprendido a todo el mundo El gran astrónomo alemán Johannes Kepler, figura clave en la revolución científica, tenía 33 años cuando hizo un descubrimiento semejante. La diferencia es que Kathryn tiene sólo diez años de edad.


La niña vive en la pequeña localidad de Fredericton, la capital de la provincia canadiense de New Brunswick. Su padre, Paul Gray, es un astrónomo aficionado que ha inculcado a su hija la pasión por el Universo. Pero ¿qué ha descubierto esta niña? Nada más y nada menos que una supernova, es decir, la explosión apocalíptica de una estrella antes de morir. La supernova hallada por Kathryn se encuentra en una galaxia, en la constelación de la Jirafa, situada a 240 millones de años luz de la Tierra Las observaciones fueron hechas por Paul Gray con un telescopio desde el Observatorio Abbey Ridge. El mérito de la pequeña consistió en darse cuenta de la presencia de la supernova en varias fotografías de la galaxia previamente captadas por su padre. Todos los años se descubren nuevas supernovas, principalmente por astrónomos aficionados. Kathryn se ha convertido así en la persona más joven que ha protagonizado esta clase de hallazgo.


Las explosiones de supernovas producen destellos de luz intensísimos, millones de veces más potentes que el de una estrella corriente, como el Sol, que pueden hacerse visibles desde cualquier rincón del Cosmos. Están producidos por astros de gran masa que han llegado al final de sus vidas como estrellas. Primero la estrella moribunda se hincha espectacularmente, luego se hunde sobre sí misma y, finalmente, salta hecha añicos, expulsando violentamente su infernal atmósfera hacia el Espacio. Ha nacido una nebulosa, el fantasma de la estrella muerta. La parte de la estrella colapsada termina convirtiéndose en algún tipo de cadáver estelar, bien en una estrella de neutrones o en un agujero negro.


Pero no hablemos más de muerte, sino de vida, que es la que tiene, y mucha, por delante, la protagonista de esta historia. Y un futuro muy prometedor desentrañando los secretos del Universo. ¡Enhorabuena Kathryn, y mucha suerte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada